Análisis sobre la crisis, desde la perspectiva particular de la economía asturiana 1/3

by

No es posible entender su presente sin conocer su evolución pasada. Comentar la evolución en periodos: 1960-1985 / 1985-1997 / 1997-2008

 

  • 1960-1985: tras la fase de autarquía en la que se instala la gran empresa pública y Asturias gana protagonismo, se produce la crisis del carbón y el comienzo del declive tras el Plan de Estabilización de 1959. Se parte siendo la 5ª provincia en renta per cápita (110%) y se acaba en cola. Deterioro industrial fuerte, mitigado en ppio por la empresa pública. En la segunda fase, comienzan las reestructuraciones. Estancamiento económico y demográfico y pérdida de peso relativo en la ec. Española. En esta fase se ponen de manifiesto los graves problemas asturianos:
  1. Elevada especialización en determinados sectores maduros y en declive: minería, siderurgia, energía
  2. Tejido empresarial débil, sin empresa mediana y pequeña dependiente de la grande y pública
  3. Déficit de comunicaciones
  4. Fuerte dependencia estatal
  • 1985-1997: Se acelera el declive y se produce el grueso de la “reestructuración” (que no reconversión) industrial, centrada en minería y siderurgia. Se alcanzan niveles mínimos de empleo y tasa de actividad (<50%). Se pierden casi 100.000 empleos (>400.000 à 320.000). Mientras resto de España crece (entre 1985 y 1991), Asturias se estanca. La llegada de fondos europeos y nacionales reduce el golpe. La industria pierde peso y se privatiza. Se acelera el cambio de la estructura productiva, con un mayor peso de los servicios.
  • 1997-2008: Fase de recuperación progresiva. A pesar del estancamiento poblacional, en términos per cápita se recupera terreno (se pasa del 80% de la renta pc media española a superar el 90%). Construcción de grandes infraestructuras, desaparición de la empresa pública, pérdida de peso de la industria, recuperación del mercado de trabajo (>400.000, tasa de actividad se recupera hasta el 53% vs 59% España), generación de nuevos focos de empleo (sector tecnológicoà Pericles, química, agroalimentario, etc).

No es posible entender la crisis asturiana y la situación de su economía sin entender la crisis nacional e internacional, ya que Asturias no está aislada.

  • Políticas monetarias nefastas de bajos tipos y expansión monetaria (bancos centrales).
  • Errores en la regulación (mala regulación) + descontrol de la “ingeniería financiera”.
  • Errores en agencias de calificación.
  • Errores en políticas públicas (construcción y mercado hipotecario).
  • Creencia en la estabilidad financiera basada en IPC controlado à permite “burbujas” al tiempo que consumo e inversión se desbocan, y por el contrario cae el ahorro.

Todo ello conllevó un excesivo endeudamiento y crecimiento desmesurado del precio de activos, por lo que tras un periodo de auge el crecimiento se hace insostenible: en España, del total del crédito concedido por bancos (1.8 billones), el 60% (1.1 billones) está relacionado con la vivienda, bien por financiar la construcción (156 mil mill), actividades inmobiliarias (315 mil mill) y adquisición de vivienda (647 mil mill).

  1. Desencadena todo las subidas de tipos por elevaciones de precios –
  2. revienta el sistema por el elevado endeudamiento-
  3. cae consumo e inversión –
  4. sube morosidad –
  5. estrangulamiento crediticio –
  6. se realimenta el proceso –
  7. recesión.

La caída del sector de la vivienda provocará descensos en estos bienes de aproximadamente el 20-30% antes de que puedan ser vendidos (recordemos que hay un stock sin vender de 1 millón = 2-3 años de demanda), lo que provocará que, por una parte, las inmobiliarias y constructoras sólo devuelvan a los bancos el 70-80% de lo prestado (pérdidas del orden de 100-140 mil mill) y además los hipotecados estarán el 20% en paro, por lo que casi la mitad, el 10%, pasarán a ser morosos (pérdidas de más de 50 mil mill). En total, pérdidas para los bancos de entre 150 y 200 mil mill (15-20% del PIB). Por otra parte, los bancos tienen fondos (ratio de solvencia = fondos propios + provisiones) para soportar entre un 7-8% de pérdidas de sus activos (130 mil mill), por lo que es muy posible que alguna entidad quiebre (especialmente cajas) si no es intervenida. Para sostener el sistema, la pérdida neta que tendría que asumir el Estado puede llegar a 70 mil mill (7% del PIB).

El PIB puede caer al menos un 7%, pues es el agujero financiero que hemos hecho a la economía y que los bancos van a dejar de prestar (contracción crediticia = riqueza que no se va a generar en el futuro). Equivale a acercar ahorro e inversión, aumentando el 1º y reduciéndose la 2ª.

Esta bajada puede ser en pocos o muchos años, en función de la intervención pública y de la rapidez del ajuste.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: