¿Hipócrita, cómico, ridículo?

Tengo la mala costumbre de ir a Gara cada vez que hay un atentado. Suelo leer los editoriales para saber que tipo de argumentos se dan para justificar acciones que acaban con la vida de personas. Estoy seguro que no era la intención del articulista salir con este texto y este tono el mismo día que ETA asesinaba a dos agentes menores de 30 años. Dos “chavales” de mi edad, que reciben “pena de muerte” por haber sacado una oposición a un cuerpo policial y trabajar en Mallorca.

El mismo día que Gara titula
Una bomba lapa mata a dos agentes en Mallorca en el segundo ataque contra la Guardia Civil en 34 horas

En opinión se publica esto:

“Resulta denigrante que demasiados pueblos de nuestro país no quieran olvidar para siempre esta violenta forma de entender la celebración más significativa de una población. Lo más sorprendente de estos panfletos que ensalzan e invitan a acudir a la tortura pública de toros, además de anunciar anticipadamente los nombres de los matones, el lugar y la hora del crimen en forma bilingüe”

“Maldita, indecente y corrupta la beneficencia que se consigue con estos crímenes ¿También se admitiría dinero procedente de traficantes de armas o de drogas, o de proxenetas?”

“Quien no conoce la idiosincrasia festiva de Azpeitia, al margen de las tradiciones etnográficas, se pregunta qué clase de gente es todavía capaz de acudir a estas juergas sanguinarias.

Para la gran matanza de Bilbao el cartel de este año está presidido por la imagen de la Universidad de Deusto.”

“La connivencia del santo jesuita y su poderosa orden religiosa, que adecuadamente se denomina Compañía en el amplio sentido de la palabra, en estas actividades atentatorias a la dignidad humana es al menos muy curiosa.

Ante esta insólita atrocidad anunciadora surgen numerosas dudas.”

Esto es sencillamente enaltecimiento del terrorismo de género de otros seres vivos y todos los que lo comparten evidencian su condición de cómplices. Los locales que colocan, quizá irreflexivamente, carteles son asimismo responsables y es preciso hacérselo saber a sus propietarios, ya que muchos de ellos se niegan a colocar otros manifiestos civilizados de todo tipo. Incluso es no sólo recomendable sino imprescindible reaccionar boicoteando dichos establecimientos.

La mayoría de los encubridores de estas matanzas hipócritamente rechazan el uso de la fuerza o la contundencia, en su más elemental expresión (puede ser una simple barricada, como medio de reivindicación de los legítimos derechos y ante los graves atropellos a nuestra dignidad como pueblo) pero sin embargo aplauden entusiasmados en su delirio contemplativo ante estas ejecuciones públicas.

Esta situación denigra a la cultura vasca en general y en particular a la Universidad de Deusto por su patrocinio del salvajismo, un caso único probablemente en el mundo, y le desacredita para cualquier convenio o relación con otras entidades universitarias. Evidentemente, contribuye a ensuciar el nombre de Bilbo, ya conocido, además de por el Guggenheim, por estas matanzas municipales.”

Y no sigo, porque si habeis llegado hasta aquí ya os podeis hacer una idea, y si quereis leerlo entero, enlace aquí

¿Cómo se te queda el cuerpo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s