Dudas

by

Artículo publicado en El Comercio, sobre energía, enlace aquí

Parece que la inversión privada, en esta economía capturadora de subvenciones públicas que es Asturias, genera consenso. Ahora bien, más allá de la importante obra, ¿qué beneficios a largo plazo ofrece una regasificadora? Pues puede que nulos.

Quemar gas natural para producir electricidad parece un error a corregir. Tras la llegada de las renovables, existen dos caminos principales en la energía de respaldo, o el abundante carbón con su CO2, o la nuclear con sus residuos. Quemar gas natural es irresponsable ¿Por qué? Lejos de los estilizados y carísimos modelos eléctricos de los salones del coche europeos, la realidad (y no parece que en las próximas décadas esto vaya a cambiar) es que el mundo (el primero, el tercero y el del medio) se mueve al son de los motores de combustión interna, cuya única alternativa, en un escenario de escasez severa de petróleo, es el gas. El biodiesel, que deforesta o explota tierras agrícolas con salarios de subsistencia para cebar nuestros coches, en fin, traspasa lo moral. El gas natural, ligado al precio del crudo, que en un futuro sufrirá las mismas apreturas de oferta, y que no reduce nuestra dependencia energética exterior, está de moda.

Y lo está porque en este país hay un tabú enorme respecto a la energía nuclear. A calzón quitado ¡Hay que apoyar a la energía nuclear! Hay que apoyar una energía que, gracias las posibilidades del almacenamiento moderno y la reutilización de residuos, es segura, limpia y barata. Que, con una menor contaminación en nuestras ciudades, mejoraría nuestra competitividad exterior y crearía empleo, reduciría nuestra dependencia de países en conflicto y aseguraría el futuro de las renovables ¿Políticamente incorrecto? Quizás, pero para decir que Asturias va bien ya está la oposición.

Edito: La primera parte de este artículo bebe, plagia, o recoge conclusiones directamente de este post de Kantor de los Lorem Ipsum. El cual, espero, no se sienta molesto. Entre que soy un aficionado diletante en el tema de energía y que los 1800 caracteres con espacios de la prensa no dejan hueco para muchos matices, necesitaba una punto de vista con el que de manera intuitiva me encontrase de acuerdo. Mi recomendación es que os leáis el post entero, con su debate en los comentarios, y que de paso, si todavía no lo conocéis, os deis un paseo por el estupendo Club Lorem Ipsum.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

2 comentarios to “Dudas”

  1. Chus Says:

    Hasta que no podamos vivir del agua, del viento y del sol, la mejor apuesta es la energía nuclear. No es la más barata y plantea dos problemas: los desechos y la posibilidad de un desastre ecológico. Ambos inconvenientes son, a mi juicio, insignificantes para una país avanzado como Espana. Las ventajas son también dos: es una energía limpia y fácil de de generar en grandes cantidades. Por otra parte, deberíamos apartar el pensamiento utópico de la política real. Qué sentido tiene prescindir de las plantas nucleares en Alemania y Espana si Francia (que cubre un 50% de sus necesidades energéticas con energía atómica) no está por la labor de abandonar, al menos de momento, este tipo de energía; es decir, qué más da que si el reactor que pudiese explotar estuviese en Tarragona, en Leverkusen o en Lyon?. El argumento de la seguridad pasa por el abandonor de la energía nuclear a nivel global, y esto es una utopía.

    En cuanto al petróleo, los nuevos hallazgos que están teniendo lugar últimamente (principalmente frente a las costas de Brasil) alargarán la vida de los coches a gasolina una década más de lo previsto. No obstante, el salto a los vehículos eléctricos será pronto una realidad. Las grandes empresas del sector, sobre todo las japonesas y las alemanas, se han decantado por esta línea de investigación y los resultados son tan prometedores que no van a dar marcha atrás. Además, en muchas ciudades europeas ya se está fomentando el uso del coche eléctrico. Madrid, sin ir más lejos, exime de las tasas de aparcamiento a los vehículos eléctricos.
    Las principales alternativas a la electricidad en el sector automovilístico son (eran) los aceites vegetales y el gas.
    En Alemania, tras haber convertido la mitad de sus verdes prados en amarillos mares de colza, se han dado cuenta, por un lado, de que transportar millones de litros de aceite (gasolina hoy) a los puntos de repostaje resulta más laborioso más laborioso y caro que mandar electricidad a través de cables y, por otro, de que es una salvajada moral destinar una parte tan considerable de la producción agraria del país a alimentar coches en un mundo con tantas muertes por inanición (aunque también es cierto que en nuestro planeta actualmente se produce alimento para mantener a 10.000 millones de personas y aún así pasa lo que pasa; pero bueno, esto es ya otro tema).
    En cuanto al gas, es un poco el mismo argumento. Es más fácil transportar gas que aceite, pero no tanto como electricidad. Además, tanto los vehículos como los puntos de repostaje (con sus respectivos conductos) implicarían un riesgo de explosión.

    El rechazo a la energía nuclear se debe en parte al movimiento cultural antisistema del 68. Hoy en día la argumentación de ese movimiento pseudoecologista está obsoleta. No sólo científicos sino también intelectuales que participaron en aquella revolución han admitido que la energía nuclear es una apuesta correcta siempre que se den unas condiciones favorables para su obtención.
    Más que paradójico, resulta surrealista que los alemanes del SPD, los socialistas, (y todos los demás partidos a la izquierda política de éste) se decanten quieran acelerar el cierre de las centrales nucleares alemanas y aún así tengan que comprar energía atómica a Francia para evitar problemas de dependencia del gas ruso (como en el invierno pasado).

    Es triste Pedro, y no me refiero a la falta de perspectiva de los políticos de turno (porque digo yo que tan tontos no son para darse cuenta que la energía nuclear es la apuesta ecológica y económica a largo plazo correta) sino a que primen los intereses de los agentes económicos tradicionales, es decir, de las empresas que llevan ahí toda la vida explotando gas y carbón. Para éstas las centrales nucleares llevan capucha y guadania, y para los políticos la expresión “a largo plazo” no tiene sentido, o mejor dicho interés, alguno. Así pues, claro y en botella. Da igual que los gobiernos sean de izquierdas, de centro o de derechas. Si los políticos buscan defender los intereses de sus partidos, y por extensión los suyos personales, tienen que actuar a corto plazo. Y eso, traducido a la energía nuclear en Asturias, significa “déjalo todo como está que ya tenemos empresas con solera que se dedican al gas y al carbón. Y además, cuantos menos cambios, mejor; que las reconversiones de mano de obra, hasta que no están plenamente culminadas, siempre se traducen en pérdidas de votos y descontento social.

    Sad but True amigo Peter.

  2. Pedro Herrero Says:

    Muchas gracias, Chus.

    Sobre el tema de los coches electricos… me pasa lo mismo que con el tema del “ahorro energético”, creo que es un problema de magnitudes, Europa tiene entre 300 y 400 (depende donde quieras trazar la frontera) millones de habitantes. ¿Que porcentaje de familias sustituirán su coche por uno eléctrico? No soy capaz de contestar, pero dando por supuesto que el 100% de la población quisiera realizar la transición:
    Africa tiene 600 millones de habitantes, China 1300 millones de habitantes, India 900 millones de habitantes…
    Y estamos hablando de motorizaciones pequeñas.

    El rechazo a la energía nuclear por “argumentación chernobiliana” no tiene sentido en este momento. La minería del carbón, sus accidentes y su silicosis ha causado innumerables muertes alrededor del mundo, así que te doy la razón en cuanto a que se protegen determinados intereses empresariales como manera de no romper el status quo.

    Creo que la opción eléctrica es buena para aquellos países que ya se pueden plantear opciones “avanzadas” pero me parece hipócrita que estos países “en vías” no disfruten del desarrollo económico que nosotros hemos aprovechado para empezar a plantearse las mismas opciones.

    Espero que puedas escribir algún artículo sobre esas elecciones alemanas ta aburridas, compañero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: