El ahorro de las familias, por Manuel Sarachaga

by

Según los datos recientemente publicados por el INE, correspondientes a la Cuentas Económicas Trimestrales, el ahorro bruto de los hogares e instituciones sin fines de lucro al servicio de los hogares ha alcanzado en el segundo trimestre su máximo histórico, equivalente al 24,3% de su renta disponible bruta.

La interpretación que se ha hecho de este dato por parte de la mayoría de los medios de comunicación ha sido similar: la crisis económica ha llevado a las familias españolas a una posición de mayor cautela y precaución que provoca un incremento del ahorro y, en consecuencia, un menor nivel de consumo. Esta actitud, comprensible dada la incertidumbre económica del momento que vivimos, provocará –según esta interpretación- una espiral negativa de caída de la demanda y menor renta disponible para las propias familias, por lo que es necesario buscar vías para reactivar el consumo lo antes posible.

Sin embargo, la realidad es bastante diferente. Las familias no han reducido su consumo porque repentinamente se hayan transformado en agentes austeros, precavidos y temerosos del futuro. La caída del consumo no es una consecuencia de este cambio drástico de actitud, sino que es el efecto inevitable del proceso de restricción crediticia generado por el final de la fase expansiva del ciclo económico.

Durante largos años, las familias españolas vieron crecer de forma continuada y notable sus rentas, sin embargo destinaban al ahorro poco más del 10% de éstas, mientras que su endeudamiento se disparaba hasta el 130%. Este grave desequilibrio, fruto en buena parte del desenfrenado crecimiento del crédito barato, evidentemente no era sostenible, dado que en algún momento hay que pagar las deudas. Y ese momento ha llegado.

El final de la fiesta crediticia ha terminado con la parte del consumo que se financiaba y ha obligado a las familias no sólo a reducir su “ritmo de vida”, sino a disminuir un endeudamiento que no admite más crecimiento y apenas puede refinanciarse. Por tanto, y tal como indica la Contabilidad Nacional, el consumo se ha frenado como no podía ser de otra manera, y ante un sostenimiento un tanto artificial de las rentas (gracias a las transferencias del sector público), el ahorro, que es el término residual, ha aumentado.

¿Significa esto que las familias se han vuelto más ahorradoras? Siendo cierto que el papel de las expectativas en las decisiones de los agentes es incuestionable, no parece que sean éstas las que han forzado un incremento del ahorro. El ahorro en términos contables es la parte no consumida de la renta, independientemente del fin a que se destine. Y en este momento las familias no están precisamente “engordando el cerdito”, sino que están destinando una mayor parte de su renta a devolver sus deudas, lo que se computa contablemente como un mayor ahorro.

Este inevitable proceso conlleva un empobrecimiento relativo de las familias, dado que su nivel de bienestar se reduce al disfrutar de un menor consumo de bienes y servicios, pero es la única vía para poder retomar un sano crecimiento cuando finalice la fase de ajuste global en que se encuentra inmersa nuestra economía. Tratar de reactivar el consumo a toda costa, aunque sea incrementando nuevamente el endeudamiento privado o en su lugar el público, es dilatar y agravar el ajuste que tarde o temprano ha de producirse para poder crecer de forma equilibrada.

El necesario reequilibrio hasta un nivel sostenible entre el ahorro y consumo, entre renta y deuda, será mucho más rápido de lo esperado en el caso de los agentes privados. Sin embargo, este ajuste ha de ser acompañado por imprescindibles reformas en nuestros mercados y por un rápido ajuste de las cuentas públicas una vez retomada la senda del crecimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: