Archive for 27 febrero 2010

Puzzle

febrero 27, 2010

Parece que hemos colocado otra pieza más del contestado mapa gijonés. Es complicado ver el dibujo todavía, pero la espectacular ampliación de la avenida de la Pecuaria sólo se puede comprender (salvo que a rebaños de ovejas motorizadas les de por coger la carretera) dentro del proyecto de expansión urbanística que pretende penetrar en la zona rural. El ‘helado caliente’ del modelo compacto y policéntrico ofertado por el gobierno municipal parece que sigue sin generar excesivas simpatías entre los vecinos de la zona. Al parecer, ahora soliviantados porque se han ‘colado’ bolsas de suelo urbanizable del plan Teixidor en la revisión del Plan General. La verdad es que en el actual clima de descontento e indignación, con unos presupuestos a la baja, sin poder ofrecer equipamientos o hacer promesas medianamente creíbles, torear el ‘Miura’ de un PGO con personas que miran todo con lupa no debe ser una tarea fácil.

La Pecuaria es el proyecto estrella dentro de las obras financiadas a través del Plan E en nuestra ciudad. Discutida o no, el Ayuntamiento hizo bien en aprovechar la financiación extraordinaria para completar uno de los proyectos de su ‘mochila’. En otros lugares no se ha hecho así. Visto con perspectiva, después de que las aportaciones del Estado a los ayuntamientos se hayan reducido un 10% de media este último año, la ocurrencia de algunos de levantar aceras y rotondas para frenar la sangría de la construcción está desvelando sus indeseadas consecuencias. Recuerden lo que les digo, 2011 será el año del endeudamiento municipal, cita electoral y ciclo presupuestario combinados en una verdadera ‘tormenta perfecta’de resultados inesperados. Pero tranquilos, si del susto nos da un infarto, con la Pecuaria llegaremos ‘en un plis’ hasta Cabueñes.

Artículo para El Comercio, enlace aquí

Respeto

febrero 26, 2010

Mi padre es socio de mérito del Grupo Covadonga. Yo también soy socio, lo he sido desde pequeño. Aprendí a nadar en sus piscinas y pasé muchas tardes de mi infancia en sus pistas o practicando algún deporte. Hoy ya no acudo con asiduidad, y eso se nota en mi figura, pese a todo sigo pagando mi cuota y sigue importándome lo que allí pase. Quienes conviven en el día a día con algo grande sufren el efecto de la cotidianeidad y la rutina, y tienden a restar importancia a algunas decisiones. Sin embargo, lo gestione quien lo gestione, el Grupo Covadonga es una institución dentro de esta ciudad. Y como tal se debería gobernar.

Apartando el debate sobre los informes de unos y otros, que como el traje mil rayas que le pides al sastre ajusta de un lado o del otro, creo que se nos están hurtando las verdaderas razones por las que desde hace un tiempo el acuerdo se ha frustrado y las posiciones de ambos interlocutores se han ido enconando. Los socios fundadores del Grupo Covadonga procedían del Centro Asturiano de la Habana. El Grupo siempre fue una asociación seria, donde todos los socios y la directiva se conocían y respetaban. Si una asamblea aprobó la integración con el Centro Asturiano, otra asociación histórica de Gijón, ese acuerdo inicial debería respetarse y no ser modificado por otra asamblea posterior, manipulada, según algunos, con datos parciales por una nueva directiva. El resultado: impugnaciones, la judicialización de la vida deportiva del Grupo, y el enfrentamiento en los tribunales de dos instituciones que por su trayectoria han sido muy importantes para esta ciudad. Como poco, es triste que las decisiones que corresponden a los socios, hoy estén pendientes de un juez.

Artículo en El Comercio, enlace aquí

El gobierno de los mediocres, por Manuel Sarachaga

febrero 8, 2010

Seis años han bastado. El país se tambalea y no aguanta mucho más. Cuatro años de aparente bonanza económica que dulcificaron graves errores, algunos de ellos de lenta y difícil reparación, que sentaron las bases de una deriva de disgregación territorial y de la pérdida de un mínimo sentido de país que han conducido a este insostenible y centrifugado Estado autonómico, a la degradación de las instituciones básicas del Estado, al deterioro de los servicios públicos más apreciados y a poner de rodillas a nuestra economía. Cuatro años de vacío, de ridículo internacional, de imposibles e infantiles alianzas de civilizaciones, de pactos con quienes no creen en el Estado. Cuatro años de talante. Cuatro años de falta de respeto a los ciudadanos, de pura propaganda. Cuatro años de mala gestión, de inconsciencia e inacción que allanaron el camino a la depresión económica que ya entonces se nos venía encima.


Vía Le Figaro 24 heures (KELD NAVNTOFT/AFP)

A cuatro años siguieron otros dos. Dos años que comenzaron con promesas de pleno empleo, con 400 dulces euros, con rentas de emancipación, con dinero para todos. Dos años de error tras error, a cual más grave. Dos años de negación de la realidad, de “antipatriotas”, de improvisaciones, de continuas rectificaciones. Dos años de frases hechas, del marketing al poder. Dos años de insensatos “estímulos fiscales” y despilfarradores planes “E”, de más recursos para los 17 insaciables reinos de taifas, de rechazos continuos a toda propuesta razonable de reforma. Dos años de absoluta politización de la vida diaria, dos años de una demagógica y vergonzosa oposición, que no aporta nada y se opone a todo, dos años en los que ni uno ni otro se han preocupado de forma responsable por el presente y el futuro de este país. Dos años de continuas incoherencias y contradicciones por ambas partes. Dos años en que los ciudadanos han perdido la esperanza porque no ven alternativa.

Sigue aquí