Archive for 26 marzo 2010

Pieles

marzo 26, 2010

No es que yo me considere el súmmum de la ciudadanía liberal, pero la verdad es que no veo con muy buenos ojos las organizaciones de afiliación obligatoria. Cuando más, si sus elecciones suelen estar rodeadas por un cierto hermetismo interno que, a la postre y pese a la modificación reglamentaria reciente, se traduce en un sistema de votación por delegación de resultados sorprendentes.

El empate, con su voto en blanco y su ausencia, tiene su gracia entre comerciantes (ya saben, lo de vender la piel del oso y todo eso). Alguien se había molestado en explicar una y otra vez que uno de los candidatos lo tenía todo hecho y, por lo visto, o no había contado correctamente sus apoyos o los apoyos mienten más que hablan.

En las últimas semanas hemos discutido si uno de los candidatos tenía apoyo municipal, y nos encontrábamos otra vez con esa característica tan asturiana, que es la llamada a escena de actores de la res pública. El ruido generado desvirtúa la dimensión de la Cámara como instrumento de promoción empresarial y acentúa su carácter de factotum político. Algunos critican que las Cámaras son (y cito a un amigo) «otro refugio más del ‘chupiziu’ público» y, aunque personalmente no creo que llegue a tanto, lo cierto es que la imagen entre algunos autónomos y pequeños empresarios no es muy buena que digamos. El carácter gremial, las escasas ventanas de participación en los órganos rectores, y el susodicho sistema de elección parece que son algunas de las quejas.

Volviendo a la elección, con un resultado tan ajustado la opción más política sería apostar por la integración en una misma candidatura de ambos contendientes. Pero son empresarios y sus incentivos deberían ser distintos de los de los políticos. ¿O no?

Enlace al artículo aquí

La noticia

PD: Pese al tono, no estoy en contra de aquellas actividades de promoción empresarial que funcionen.

Votos

marzo 17, 2010

Que no se preocupen los vecinos de la zona rural. Según el modelo policéntrico diseñado entre Suecia y las entrañas de la Pescadería Municipal, dentro de poco pasarán a ser casco urbano densamente poblado, con lo cual ya tendrán líneas de autobús y su parquecito tecnológico correspondiente. A ‘sinergizarse’ tocan.

Nuestros vecinos de la zona rural pagan impuestos y, por tanto, deben disponer de servicios públicos. Pero en política el problema es: ¿Cómo asignamos unos recursos escasos? Está la interpretación del gasto ideológico. Por ejemplo, Gijón destina a Cuba un 25% de los casi dos millones en ayuda a cooperación internacional. Pero lo más habitual es que el político se guíe por criterios de rentabilidad electoral. En una teoría de la elección pública de libro, a un año de las elecciones, ese medio millón de euros anual de los buses rurales les produce más votos en otros proyectos. Por ejemplo, gastado en una zona más densamente poblada sin un elevado historial de conflictividad con el ‘establishment federovecinal’ gijonés.

Las promesas electorales están para incumplirlas. Si no, ¿qué prometeríamos en las siguientes elecciones? Les pongo en situación con los vecinos: meses esperando para que alguien del Ayuntamiento les presente una propuesta seria para las líneas de autobús rurales. Ayer se reúnen y la gran idea es organizar un «grupo de trabajo» que estudie las necesidades. ¿Qué ha hecho el Ayuntamiento hasta ahora? Supongo que el objetivo ‘a corto’ es desactivar la previsible protesta de los vecinos, minimizar los efectos fuera de una zona rural que ya dan por perdida electoralmente y después incluir a algunos de esos miembros de las asociaciones de vecinos (cuyo sueño es ser concejal) en un teórico grupo de trabajo que se pronuncie a favor de las tesis del Ayuntamiento.

Artículo para El Comercio, enlace aquí

Más cuentos

marzo 8, 2010

La gestión del naval en esta ciudad ha sido desastrosa. Ese es un dato objetivo que tiene poca discusión a la vista del aumento de la demanda internacional en el sector.

Pero sin querer abrir viejas heridas y errores, es la promesa política, de que en los terrenos de Naval Gijón no se construirían viviendas, el fundamento principal para la propuesta del parque tecnológico.

Había que maquillar el muerto, y qué mejor que prometiendo y jurando sobre el cadáver, que no se lastimaría su honra construyendo pisos en su lecho. Muy bien, la Alcaldía no quiere asumir ese coste electoral, pero seamos serios. La propuesta más lógica en el actual panorama es la construcción de viviendas. Me parece bien que la gente disfrute de una buena vista en su trabajo, pero subvencionar un suelo que tiene una finalidad evidente… en fin.

Después de lo que se ha hecho, ¿qué más da otra promesa incumplida? Dejémonos de cortesías. Llevo esperando años por los de Gijón al Norte con su estación intermodal y el metrotrén. ¿A estas alturas del partido con estos miramientos? Hagamos pisos y una buena zona que aproveche el potencial de la primera línea de costa, y dejemos de contar cuentos al personal sobre modelos suecos y sinergias universitarias.

El parque tecnológico puede situarse en cualquier otro lugar. Más cerca de La Laboral, del otro parque tecnológico o de la universidad con quien se pretende relacionar. Ya que nos hemos cepillado Naval Gijón de la zona (y Juliana va a ir detrás) ¿Qué sentido tiene un parque que va a tardar cinco años en construirse y quince o veinte en estar a pleno funcionamiento? Y si no, que pavimenten Begoña o la calle Corrida y que lo pongan encima.

Artículo en El Comercio, enlace aquí

PD: Explico, un paseo desde La madre del emigrante, hasta más allá de poniente, sería una manera de integrar el barrio del natahoyo en el Gijón céntrico, una zona bastante castigada por la separación de las vías del tren. Primera linea de costa es un lugar para hacer viviendas y una zona comercial de nivel alto, no para hacer polígonos tecnológicos, más cuando la parte situada en frente de la playa de poniente está todavía sin desarrollar sus bajos comerciales. Por último, Suecia es un país que es un fiordo en si mismo, por lo tanto hablar de linea costera es hablar de la normalidad.