Archive for 19 abril 2010

Reorganizar

abril 19, 2010

Hace unos días, un director de departamento me confesaba desesperado la imposibilidad de penalizar a aquellos compañeros que «no pegaban un palo al agua». El sistema universitario español basa sus incentivos a la docencia en la moral de cada uno, y señores, en estos tiempos la moral está por los suelos. Sin embargo, esta crisis va a propiciar muchos cambios inesperados en el sector público. Recuerden esta palabra: ‘reconversión’.

La universidad generalista y masiva de los ochenta está muerta. En una comunidad como la asturiana, la inercia demográfica se la ha llevado por delante. La crisis y la competencia por recursos autonómicos sólo aceleran un proceso inevitable.

La toma de conciencia de esta crónica anunciada es especialmente difícil para una institución que tiende a mirarse el ombligo peligrosamente. Pese a que algunos directores de centros pretendan defender el peso político de sus propios órganos de gobierno, la agrupación en un centro único tiene sentido desde el punto de vista de la gestión, y como mecanismo de fuerza gracias al aumento del número de alumnos.

España, además de 24 privadas, tiene 50 universidades públicas, con 6.700 millones de presupuesto y 100.000 empleados. La asturiana consume cerca de 200 millones de euros al año, que se retraen del presupuesto autonómico de sanidad, justicia u otras partidas. Hace unos días nuestro rector apuntaba en la dirección correcta al expresar en voz alta lo que muchos piensan, que no se pueden mantener facultades con cien alumnos para veinte profesores. El siguiente objetivo a reorganizar debe ser el campus de humanidades.

Enlace al artículo aquí

Enlace a la noticia aquí

Educación y libertad

abril 15, 2010

Mi bisabuela perdió a su padre por unos, y a su hijo por los otros. Un hermano de mi abuela, fusilado. Mi abuelo, preso en la Iglesiona. Durante la dictadura, un tribunal militar condenó a mi padre a 14 años de cárcel. En el mismo edificio en el que dictaron sentencia, mi padre ejercería 14 años como senador de España. Mi hermano nació en democracia. Yo he votado nueve veces a tres fuerzas políticas distintas. Hoy, en un estado de derecho que respeta las libertades individuales, vivimos en un país alfabetizado, con sanidad y educación pública, con pensiones para nuestros mayores; en el que todos, los unos, los otros y los nuevos, luchamos en democracia por alcanzar un modelo de mayor justicia social.

El compromiso de una generación por cerrar heridas se basa en comprender que somos un país y un solo pueblo. En el que, esencialmente, todos compartimos los mismos anhelos: justicia, trabajo y un futuro mejor para nuestros hijos.

Si queremos que nuestros jóvenes sueñen con mejorar el mundo; si queremos salir de esta crisis, no como la mala caricatura de un país egoísta y dividido, sino con el retrato de una España capaz de sacrificarse y ser mejor, debemos enseñar historia pero no educar en el pasado. El reto de hoy es la economía y el paro. Es justo que se hagan los homenajes necesarios a las víctimas de la Guerra Civil. Es injusto hacer política con la sangre de otros.

No hay mayor deuda hacia todas las víctimas de la Guerra Civil que, como país democrático fundado en el respeto a las instituciones comunes, la sociedad española avance a través de su historia de manera pacífica y libre. No nos defraudemos.

Enlace al artículo aquí.

La noticia aquí.

Un arreglo peligroso

abril 12, 2010

No me gusta el acuerdo entre candidatos, ni en la Cámara de Comercio de Gijón, ni en ninguna otra elección democrática. En la cultura postmoderna la forma sustituye al contenido, y la verdad objetiva ya no existe como tal, sino que se establece cuando las dos partes han sido escuchadas. Tras este pacto, Gesferia ya no es buena o mala, y puntos fundamentales de la gestión anterior parece que pierden toda su importancia. ¿Cómo es posible esta transformación?

Punto y miedo en la que es una victoria de la presidencia, ahora postmoderna, de Arias de Velasco.
Nuestra sociedad española rechaza las derrotas públicas (y por evidente consecuencia las victorias aireadas) y prefiere sustituir posibles triunfos por la adorada y sobrevalorada figura del consenso.

Dicen ambos candidatos que les empuja la temible posibilidad de una división dentro de la Cámara de Comercio de Gijón ¡Ja! (disculpen que me ría, pero desde que se inventaron las excusas todo el mundo queda bien). Es la falta de confianza en las fuerzas propias y la posibilidad de una derrota vejatoria lo que motiva el pacto de ambos candidatos, hasta la asamblea contendientes por la presidencia cameral. Lo triste de esta evidente falta de ambición es que en un sistema presidencial, si uno de los dos hubiese sido menos timorato que su hasta ahora rival, uno de los dos habría ganado.

Pacto en la gestión, a raíz de los opuestas propuestas presentadas en periodo de campaña, de muy difícil cristalización y al que aventuro un futuro accidentado. Pacto doblemente peligroso para Félix Baragaño, que ha dejado a sus apoyos ‘anti-Arias de Velasco’ con un palmo de narices y que depende de la buena voluntad de su rival dentro de dos años, que promete abandonar en ese plazo.

No sería Arias, en 2012, el primer presidente que desoyendo lo pactado, rompe un acuerdo ‘empujado’ por las circunstancias. La política (y los españoles) somos así.

Enlace al artículo aquí.

Enlace a la noticia aquí.