Señores, son dos cuestiones diferentes

Que te guste la política es una enorme suerte. Mientras los aficionados al fútbol todos los años tienen que alimentar su vicio con la gama de subproductos informativos veraniegos de Marca, a los que nos gusta este negociado siempre se nos provee de material novedoso con el que castigar los oídos de nuestros semejantes.

Desde alguna respuesta a mi verborrea en twitter, alguna conversación con algún periodista, o mi participación en tertulias, mi repetido comentario de que Cascos-FAC, por su resultado electoral y su mayoría simple en el parlamento asturiano (16 de 45), se encuentra absolutamente limitada en la negociación de investidura y con una situación harto complicada, la respuesta habitual que se me suele dar es esta:

“Si se convocan unas elecciones ahora mismo, Cascos arrasa”

Bien, sobre el concepto de “arrasar” hablo más adelante, pero sobre “convocar elecciones” es que no estamos en ese momento. Es decir, son dos cuestiones diferentes y no se puede utilizar una para responder a la otra. Mis comentarios sobre la debilidad parlamentaria de FAC hacen pie en dos puntos fijos: Primero, ni PSOE (15) ni IU (4) van a colaborar con FAC (16), creo, bajo ningún escenario político. Segundo, y como consecuencia, su única muleta para la gobernabilidad es el PP (10). Es decir, excluidas, por el mero sentido común de sumar escaños, sus posibilidades de gobernar en solitario, su única salida es ese partido que, creo, él pretende laminar.

Por eso, pese a la dorada aura que parece bordear de manera permanente su figura (nadie le niega el tremendo valor político de lo que ha conseguido), ¡Y porque una cosa es ganar las elecciones y otra gobernar! (Que se lo pregunten a Artur Mas) me reafirmo en mi análisis de la extrema debilidad parlamentaria de Cascos, en la situación actual, con los escaños repartidos de tal manera que la votación de PSOE + IU puede dar al traste con cualquier decisión que quiera trasladar al parlamento FAC en solitario. Se me ocurren decenas de situaciones en las que un parlamento rebelde puede poner contra las cuerdas a un gobierno, pero la más importante, y que se va a dar en los próximos meses, es la configuración de un presupuesto tremendamente complejo, que tendrá que tocar, sí o sí, las partidas de gasto, en especial las sanitarias y educativas. Es decir un terreno minado, abonado para las posturitas y el juego político, que con una mayoría absoluta ya sería de tremendo riesgo y que sin el control del legislativo puede acabar con una prorroga presupuestaria.

Por último, sobre las posibilidades de Cascos de “arrasar”, sí que creo que FAC tiene margen de crecimiento sobre un PP desnortado. Ahora, sobre el concepto subjetivo de “arrasar” ¿De cuantos diputados estamos hablando para FAC en unas eventuales elecciones anticipadas? ¿19, 20, 21? Aunque sea una análisis meramente intuitivo, cualquier cifra que deje al PP por debajo de 4 (-6) diputados me parece, cuando menos, irreal. Es decir, nadar para morir en la orilla si al final sigue necesitando (otra vez) los escaños del PP.

Tiempos interesantes, por lo menos, más que el MARCA veraniego.

Anuncios

¿Alguien quiere gobernar en Asturias?

Es complejo comentar la actualidad asturiana ya que la naturaleza cambiante y esquizofrénica del teatrillo de acuerdos y reuniones puede dejar en ridículo cualquier “pontificación máxima”. Asumiendo ese riesgo, en una negociación como la actual entre actores políticos “racionales” y con una matemática parlamentaria como la existente, uno debería asumir algunos puntos fijos, por ejemplo: que con 16 diputados de 45 (15 PSOE, 10 PP, 4 IU) no se puede gobernar Asturias; o que con una mayoría parlamentaria amplia de 26 de 45 (FAC-PP), la derecha asturiana tendría claro lo que debe (y al parecer no quiere) hacer, pactar.

Un ejemplo de comportamiento “normal”: Si el mismo día de las elecciones de 1996 las elecciones del 2000 el grito de guerra era “Pujol enano, habla castellano”, el día después, Aznar comenzó a hablar catalán en la intimidad. Es decir, golpes en el pecho del gorila de espalda plateada, posturitas de fuerza de cara a la galería, al militante y al propio electorado, y al mismo tiempo, consciencia de la propia necesidad, resueltos en acercamientos paulatinos entre fuerzas condenadas a entenderse.

Lo cierto es que existe un nuevo actor político, Cascos-FAC, (y aquí empezamos con la carga más fuerte de interpretación personal) del cual algunos sospechamos que su objetivo político no es tanto gobernar el Principado de Asturias como laminar a su expartido. Borrar al PP del espacio electoral asturiano parece ser la obsesión de su líder, y bajo ese prisma se pueden interpretar la totalidad de los hechos, que no de las palabras y epístolas, del partido de Cascos. La diferencia de los pactos políticos ofrecidos en Gijón/Oviedo/Principado, o el simple “tono” en las relaciones institucionales entre Moriyón-Pardo/Arturo González de Mesa-Gabino ofrece algunas claves para la interpretación.

A todo esto, un PSOE inane que parece despreciar el compromiso adquirido con sus votantes, se dedica a inhibirse de esta situación dejando todo el campo comunicativo libre para que Cascos marque goles a puerta vacía. Los dos evidentes revolcones políticos (Presidencia de la Junta y asunto Cajastur) dejan claro que la potencia política de Cascos es la que es, que tiene muchos matices y está poderosamente limitada. Quizás alguno debería esforzarse un poco más en bajar al ¿futuro presidente de Asturias? de la burra.

La bola de cristal, again.

Ya lo dijo la bruja Avería “Viva el mal, viva el capital”. El 15M, movimiento generacional que comparte referentes y filosofía de vida con Los electroduendes ha pasado de ser un movimiento a ser un sabroso nicho de mercado. Votos que el PSOE se presta a buscar, al parecer, haciendo preguntas retóricas sobre las hipotecas “¿Quién tiene más responsabilidad, quien la pide o quien la concede?” y proyectando poner chorraditas infantiles en su programa. Santiago Alba Rico estaría contento.

«Los primeros guiones –al menos los tres primeros meses– los escribieron ella y Carlo Frabetti. Yo empecé a hacer guiones beneficiado por el nepotismo materno y porque, casualmente, contraje una grave enfermedad que me impedía salir de casa. Carlo y Lolo dejaron los guiones en mis manos y mi contribución es sobre todo la de haber “torcido” el espíritu inicial del programa, que era más infantil y menos político. Lolo y Carlo habrían podido hacer también magníficos guiones “torcidos” (pues tienen un inmenso talento), pero cuando comprobaron que no se me daba mal “torcerlos” pasaron a ocuparse de otros aspectos del programa. Cuando introduje el personaje de Amperio Felón, que era el paradigma del empresario, del explotador, lo que intentaba era contar el Capítulo XXV del primer libro de El capital, la acumulación originaria. Ese era mi propósito: contar Marx a los niños.»
Fte Wikipedia

Rubalcaba también está contando Marx, a los niños.

PD: El problema económico de España no son los bancos, es el desempleo. Se puede señalar que la situación del mercado laboral no es cuestión exclusiva del gobierno. Perfecto, si nos vamos a reformas netamente político administrativas: Sostenibilidad del estado del bienestar, con atención especial a la sanidad y la educación. Haríamos bien en dejar de hablar de las cosas que nos entretienen y empezar a hablar de las cosas que importan.

PD2: Carmen Sanjurjo, senadora socialista “Hemos oído el grito de los ciudadanos indignados; compartimos muchas de sus preocupaciones y esperamos que nuevas formas de participación política nos permitan acercarnos y construir juntos propuestas de futuro.

PD3: Javier Rojo, presidente del Senado “Los que estaban el 15M son de los míos