Archive for the ‘política’ Category

Señores, son dos cuestiones diferentes

julio 7, 2011

Que te guste la política es una enorme suerte. Mientras los aficionados al fútbol todos los años tienen que alimentar su vicio con la gama de subproductos informativos veraniegos de Marca, a los que nos gusta este negociado siempre se nos provee de material novedoso con el que castigar los oídos de nuestros semejantes.

Desde alguna respuesta a mi verborrea en twitter, alguna conversación con algún periodista, o mi participación en tertulias, mi repetido comentario de que Cascos-FAC, por su resultado electoral y su mayoría simple en el parlamento asturiano (16 de 45), se encuentra absolutamente limitada en la negociación de investidura y con una situación harto complicada, la respuesta habitual que se me suele dar es esta:

“Si se convocan unas elecciones ahora mismo, Cascos arrasa”

Bien, sobre el concepto de “arrasar” hablo más adelante, pero sobre “convocar elecciones” es que no estamos en ese momento. Es decir, son dos cuestiones diferentes y no se puede utilizar una para responder a la otra. Mis comentarios sobre la debilidad parlamentaria de FAC hacen pie en dos puntos fijos: Primero, ni PSOE (15) ni IU (4) van a colaborar con FAC (16), creo, bajo ningún escenario político. Segundo, y como consecuencia, su única muleta para la gobernabilidad es el PP (10). Es decir, excluidas, por el mero sentido común de sumar escaños, sus posibilidades de gobernar en solitario, su única salida es ese partido que, creo, él pretende laminar.

Por eso, pese a la dorada aura que parece bordear de manera permanente su figura (nadie le niega el tremendo valor político de lo que ha conseguido), ¡Y porque una cosa es ganar las elecciones y otra gobernar! (Que se lo pregunten a Artur Mas) me reafirmo en mi análisis de la extrema debilidad parlamentaria de Cascos, en la situación actual, con los escaños repartidos de tal manera que la votación de PSOE + IU puede dar al traste con cualquier decisión que quiera trasladar al parlamento FAC en solitario. Se me ocurren decenas de situaciones en las que un parlamento rebelde puede poner contra las cuerdas a un gobierno, pero la más importante, y que se va a dar en los próximos meses, es la configuración de un presupuesto tremendamente complejo, que tendrá que tocar, sí o sí, las partidas de gasto, en especial las sanitarias y educativas. Es decir un terreno minado, abonado para las posturitas y el juego político, que con una mayoría absoluta ya sería de tremendo riesgo y que sin el control del legislativo puede acabar con una prorroga presupuestaria.

Por último, sobre las posibilidades de Cascos de “arrasar”, sí que creo que FAC tiene margen de crecimiento sobre un PP desnortado. Ahora, sobre el concepto subjetivo de “arrasar” ¿De cuantos diputados estamos hablando para FAC en unas eventuales elecciones anticipadas? ¿19, 20, 21? Aunque sea una análisis meramente intuitivo, cualquier cifra que deje al PP por debajo de 4 (-6) diputados me parece, cuando menos, irreal. Es decir, nadar para morir en la orilla si al final sigue necesitando (otra vez) los escaños del PP.

Tiempos interesantes, por lo menos, más que el MARCA veraniego.

Sobre las limitaciones de mandato.

junio 29, 2009

Otra recomendación de Cronos al debate, con un enlace que tiene más de un año de antigüedad (estamos a la última)

“Dentro del ideario conservador español está calando la idea de que permanecer mucho tiempo en el poder es malo. Sólo esto explica por qué, cada vez que los dirigentes del Partido Popular prometen medidas de regeneración democrática, comienzan limitando su estancia en el poder. En el pasado, tanto Alberto Ruiz-Gallardón como José María Aznar decidieron no estar más de ocho años en las presidencias del Ejecutivo regional y central, respectivamente. Recientemente, Mariano Rajoy ha prometido lo mismo.” IGNACIO URQUIZU

Lo primero sería clarificar que me considero progresista y que, pese a la impactante primera frase donde se la identifica con una medida “conservadora”, aprecio indudables características positivas y progresistas en lo que definiremos de manera general como “limitación de mandatos”. El artículo, más que un análisis riguroso, es una simplificación triste y vulgar que se podría titular “Aznar hizo la guerra de Irak porque se iba”. Existen casos evidentes de caudillismo en nuestro país que explican, o por lo menos hacen defendible, la necesidad de limitaciones de mandatos en los cargos con responsabilidad ejecutiva. El PSOE sufre bastante este efecto perverso de adscripción eterna al poder (Chaves estaba en activo en Andalucia cuando se publicó el artículo). Pero el PP lo ha sufrido también en sus carnes, por ejemplo, con Fraga en Galicia. Y sólo estamos hablando de dos ejemplos trágicos por lo extraordinariamente longevo de sus mandatos.

Los “creyentes” son capaces de argumentar con igual facilidad que el PNV sostenía una concepción patrimonialista del poder, y lo importante que es la renovación del ¡Patxi Lehendakari! (con lo que estoy de acuerdo) y al mismo tiempo no realizar la misma lectura de 30 años de gobierno ininterrumpido por parte de su propio candidato. Cosas de las alineaciones de creencias.

“Las democracias, para su correcto funcionamiento, necesitan partidos fuertes y cohesionados. Por un lado, si las formaciones políticas son débiles, emergen élites que compiten entre sí y que responden a intereses particulares.”

¿Me está queriendo decir que el partido socialista obrero español a día de hoy es un partido fuerte frente al poder ejecutivo? ¿Sin élites? ¿Y cuando Zapatero impuso su candidato (Miguel Sebastián) a la Agrupación Socialista de Madrid y después del fracaso y el evidente descontento de la Agrupación le premia con una cartera ministerial?

“Por una parte, si todo el mundo sabe cuándo es la fecha de caducidad del líder, sus posibles sucesores comenzarán una carrera, más o menos soterrada, por la sucesión.” “En cambio, en España encontramos el modelo opuesto: el Partido Popular trató de hacer lo más opaco posible el proceso de selección del sucesor de José María Aznar. En ambos casos los partidos salen debilitados.”

Maravilloso argumento perverso que resuelve porque no hay que realizar renovaciones (generan inestabilidad) que podría llegar a justificar la vuelta al sistema monárquico, como España es un país de irresponsables que no sienten ninguna lealtad hacia las instituciones, por ejemplo el respeto que le deben los perdedores a quien concurre y gana unas elecciones primarias, entonces lo mejor es que no se celebren. Y que los partidos se renueven de manera “natural”. ¡Viva la ciencia política y el análisis serio!.

“Lo que sucede es que esto (por la corrupción en política) no es cierto, puesto que la actividad política no implica necesariamente corrupción. Quizás sea una estrategia electoral exitosa en el corto plazo, pero en el largo plazo contribuye a transmitir ideas negativas sobre la política y debilita el funcionamiento de la democracia.”

Existen dos alternativas para escribir un análisis tan superficial en los argumentos, que el que haya escrito este artículo sea un iluminado que no tenga ni idea de como funciona de verdad un partido. O que simplemente estén montando un contra argumentario para cuando se presente una futura proposición de ley. En ambos casos, y mis disculpas al tal Urquizu, el artículo es malo de necesidad.