Cinismo

A partir del min. 25

Pepa Bueno: “¿Y cómo se compadece esa voluntad de ir a listas semi abiertas con romper el pacto de Gobierno en Asturias por no hacer la reforma electoral”

Ramón Jáuregui:  “Porque el debate en Asturias es de otra naturaleza, es a partir de la mayor o menor proporcionalidad del sistema electoral, pero repito que en nuestra propuesta de reforma electoral que por cierto forma parte de un proyecto de reforma democrática muy, muy importante y queel Partido Socialista jamás había hecho y que incluye reformas en el sistema parlamentario, reformas en la financiación de partidos políticos, en la manera de ser de los partidos políticos, en la transparencia, etc, etc, ese paquete, ese paquete es un paquete de reforma integral de nuestra democracia que está presente en Asturias y en España, por supuesto”

¿Contra qué ha votado el PSOE en Asturias? 

 

Anuncios

Señores, son dos cuestiones diferentes

Que te guste la política es una enorme suerte. Mientras los aficionados al fútbol todos los años tienen que alimentar su vicio con la gama de subproductos informativos veraniegos de Marca, a los que nos gusta este negociado siempre se nos provee de material novedoso con el que castigar los oídos de nuestros semejantes.

Desde alguna respuesta a mi verborrea en twitter, alguna conversación con algún periodista, o mi participación en tertulias, mi repetido comentario de que Cascos-FAC, por su resultado electoral y su mayoría simple en el parlamento asturiano (16 de 45), se encuentra absolutamente limitada en la negociación de investidura y con una situación harto complicada, la respuesta habitual que se me suele dar es esta:

“Si se convocan unas elecciones ahora mismo, Cascos arrasa”

Bien, sobre el concepto de “arrasar” hablo más adelante, pero sobre “convocar elecciones” es que no estamos en ese momento. Es decir, son dos cuestiones diferentes y no se puede utilizar una para responder a la otra. Mis comentarios sobre la debilidad parlamentaria de FAC hacen pie en dos puntos fijos: Primero, ni PSOE (15) ni IU (4) van a colaborar con FAC (16), creo, bajo ningún escenario político. Segundo, y como consecuencia, su única muleta para la gobernabilidad es el PP (10). Es decir, excluidas, por el mero sentido común de sumar escaños, sus posibilidades de gobernar en solitario, su única salida es ese partido que, creo, él pretende laminar.

Por eso, pese a la dorada aura que parece bordear de manera permanente su figura (nadie le niega el tremendo valor político de lo que ha conseguido), ¡Y porque una cosa es ganar las elecciones y otra gobernar! (Que se lo pregunten a Artur Mas) me reafirmo en mi análisis de la extrema debilidad parlamentaria de Cascos, en la situación actual, con los escaños repartidos de tal manera que la votación de PSOE + IU puede dar al traste con cualquier decisión que quiera trasladar al parlamento FAC en solitario. Se me ocurren decenas de situaciones en las que un parlamento rebelde puede poner contra las cuerdas a un gobierno, pero la más importante, y que se va a dar en los próximos meses, es la configuración de un presupuesto tremendamente complejo, que tendrá que tocar, sí o sí, las partidas de gasto, en especial las sanitarias y educativas. Es decir un terreno minado, abonado para las posturitas y el juego político, que con una mayoría absoluta ya sería de tremendo riesgo y que sin el control del legislativo puede acabar con una prorroga presupuestaria.

Por último, sobre las posibilidades de Cascos de “arrasar”, sí que creo que FAC tiene margen de crecimiento sobre un PP desnortado. Ahora, sobre el concepto subjetivo de “arrasar” ¿De cuantos diputados estamos hablando para FAC en unas eventuales elecciones anticipadas? ¿19, 20, 21? Aunque sea una análisis meramente intuitivo, cualquier cifra que deje al PP por debajo de 4 (-6) diputados me parece, cuando menos, irreal. Es decir, nadar para morir en la orilla si al final sigue necesitando (otra vez) los escaños del PP.

Tiempos interesantes, por lo menos, más que el MARCA veraniego.

Ocultación

Los datos que presenta la Consejería de Salud vienen a confirmar lo ya sabido. Existe una relación directa entre la reducción de las dotaciones para Jove y Cruz Roja y el aumento de los días de espera quirúrgica. Es decir, la estrategia de reducir los convenios sanitarios, donde las intervenciones son más económicas para el presupuesto público, es una maniobra de locos.

La razón: durante los próximos cuatro meses ya no se trata de gobernar, todos estos equilibrios (y mentiras) presupuestarios cobran sentido al entender que el objetivo es hacernos llegar a las elecciones de mayo sin poner sobre la mesa distintos debates, entre otros: modelo sanitario, educativo, ley de dependencia. Todos saben que la situación es insostenible, así que se retiran propuestas de reorganización y se mete la realidad en un cajón, mientras todos tratan de que lleguen las elecciones autonómicas entre el silencio general.

El PSOE hace demagogia de la mala al acusar al PP de querer hacer desaparecer el Sespa y, mientras, el PP sigue a lo suyo, hablando de chiringuitos socialistas como si no nos estuviésemos jugando el estado del bienestar en esta partida. Señores candidatos les informo (lo saben de sobra) de que las listas de espera de los especialistas de esta comunidad, por ejemplo dermatología, digestivo y cardiología, son un drama. Hay médicos que se ven obligados a derivar a sus pacientes hacia urgencias. Sé que es pedir demasiado que algunos partidos políticos se pronuncien sobre el modelo sanitario y educativo que quieren implantar. Propuestas detalladas que digan qué apuestas se van a hacer, qué vamos a cerrar y cómo vamos a gestionar la pobreza de recursos de los próximos cuatro años. Nunca se sabe, igual ahora les da por contar la verdad.

Mi columna y el artículo.

Accidentes. 27/2/2009

Sobre la autopista del mar, enlace aquí (no encuentro el enlace, publicado el 27 de febrero de 2009)

Contaminación atmosférica, ruido, congestión, accidentes y muertes. Menos tráfico rodado en las carreteras europeas y revitalizar el ferrocarril gracias a la creación de un espacio ferroviario común. Este viejo argumento del Libro Blanco “La política europea de transportes de cara al 2010” es una de las conclusiones más relevantes para el numeroso colectivo de transportistas de nuestro país. El Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte (PEIT) del Ministerio de Fomento también lo hace suyo.

Una de las características de la logística de mercancías española es su excesiva dependencia del transporte por carretera. Prisioneros de nuestra orografía y de discutibles decisiones de ingeniería, la situación de partida en 1980 era compleja. La económicamente inaceptable incorporación de todo el sistema de ferrocarriles al ancho europeo de vía férrea ha hipotecado un desarrollo más acorde con los países de nuestro entorno.

Ejemplo para 2011, como medida desincentivadora Francia pretende gravar con una tasa la utilización de sus carreteras por los transportistas de vehículos pesados de mercancías. Estas empresas realizan un consumo extremo e intensivo sobre las vías de circulación. Se puede reflexionar que los ciudadanos sufragamos el uso y el mantenimiento de infraestructuras que no utilizamos en la misma medida.

La autovía del mar es un paso positivo. En la medida de lo posible el objetivo es sacar los transportes pesados de nuestras carreteras y potenciar los tráficos y usos del puerto. Pensando en la futura competencia del Musel con Vigo sería valorable un sistema mixto de contenedores y camiones, donde combinado con la flexibilidad del “puerta a puerta” del tráfico rodado, el ferrocarril llegase hasta la misma terminal de carga en los puertos de origen y destino.

Los culpables. 21/3/2009 2/3

Escrito en un viaje a Bilbao, con mucha “mala hostia” y muchas dudas antes de enviarlo. Sobre Ovidio Blanco y, más que nada, la terrible actuación del Ayuntamiento en todo este asunto, enlace aquí.

Los culpables

Primero: El gobierno local. Delante de sus ojos, por más de 17 años, se han producido manejos que involucraban a funcionarios de alto nivel ¿Es Ovidio Blanco el único? No es suficiente con tirar balones fuera a la fiscalía. Tendrá que haber responsables municipales investigando, ya que entre lo penal y lo corrupto hay un trecho largo.

Segundo: Una oposición inactiva y sin iniciativa, a la que la situación parece venir grande. Que clama por una comisión de investigación (recurso de vagos), y que ahora, cuando no quiso o no se interesó en el pasado, pide que le dejen hecha la faena. La oposición debe fiscalizar la acción política, esa es su labor, para eso cobra y tiene asesores. Que busquen información pública nueva en los registros de la propiedad.

Tercero: Usted y yo. Sí. Ciudadanos de memoria frágil. Miembros de una sociedad desanimada que da manga ancha a sus mediocres responsables públicos. Lectores de una prensa deteriorada que rehúye la crítica y el riesgo. Hemos generado una clase política sin honor, de piel fina y nulo sentido de la responsabilidad.

El Ayuntamiento tiembla porque los actos nulos no prescriben ni pueden ser sanados. Si el arquitecto cometió alguna irregularidad es posible la anulación retroactiva de las actuaciones en que tomó parte. Es decir, tumbar el plan entero. Escribió Betham «las críticas a los hombres públicos son útiles, incluso cuando son injustas». Los socialistas que atacan la patrimonialista concepción del gobierno vasco del PNV no la observan en Gijón. Estos tristes manejos siempre germinan en el ejercicio del poder ininterrumpido. Defender la legalidad de estos actos, es defender indirectamente a Ovidio Blanco.

El Ayuntamiento que escoja bando, o con los ciudadanos o que no estorbe. Se lo exigimos. Nos lo debe.

La función de los funcionarios es hacer que el Estado funcione por Jesús Hevia

trabajo

A muchos parece habérseles olvidado: Todo funcionario trabaja “para” y “por” un país. La falta de controles de rendimiento y eficiencia en los cargos públicos propicia el acomodamiento, el desinterés y, en el peor de los casos, la corrupción del funcionariado. Que aún no se hayan tomado medidas al respecto responde, a mi juicio, a un motivo tan claro como entristecedor: la decisión está en manos de cargos públicos que prefieren no correr el riesgo de morder su propio anzuelo en un descuido.

Cualquier Estado necesita trabajadores públicos; a poder ser, eficaces, comprometidos y leales al sistema. Y cuanto mejores sean las aptitudes y la cualificación del funcionariado, mejor le irá al país. El problema radica en que las arcas públicas no pueden, ni deben, competir con la empresa privada en la remuneración por los servicios prestados. Así pues, todo trabajador cualificado que dé prioridad a un salario elevado descartará lógicamente la opción de servir al Estado. Para contrarrestar esta pérdida se recurre al comodín de la seguridad, es decir, a garantizar un empleo de por vida con su respectiva pensión.

A priori puede parecer una táctica acertada prescindir de quienes por encima de todo valoran el aspecto económico. No obstante, emplear a aquellos que se interesan por la seguridad dista de ser la solución ideal; por un lado, porque esa seguridad suele desembocar no en comodidad sino en acomodamiento; y por otro, porque tampoco se logra filtrar a los trabajadores públicos más adecuados, a saber, los comprometidos verdaderamente con su país. Si se me permite la comparación, diré que algo parecido sucede con los equipos de fútbol y los jugadores de las canteras. Y que cada uno saque sus propias conclusiones.

En Alemania, donde a los funcionarios les está prohibido por ley declararse en huelga (medida que considero acertadísima), apenas se han incrementado los salarios públicos durante los últimos años, se ha suprimido la paga de vacaciones, se ha recortado la de navidad en un 30% y la jornada laboral a pasado de 40 a 41’5 horas semanales. El descontento es considerable, pero no lo suficiente como para que los funcionarios abandonen su cargo público y den el salto al libre mercado de trabajo. Y es que en el fondo, todo responde a una lógica muy sencilla: el Estado necesita empleados y ha de hacer todo lo posible por llenar el cupo; todo lo posible pero ni un ápice más, puesto que más dinero y/o más seguridad no garantizan una mayor eficiencia.

Como ya he comentado arriba, dada la sequía moral que padecemos es casi utópico que los cargos públicos aprueben medidas de autocontrol. Y como supongo que a todos nos consta lo provechoso que sería una implantación de salarios variables con incentivos por objetivos alcanzados, así como la creación de comisiones de control de calidad, pues no queda otra que lamentarse.

Termino pidiéndoles a los funcionarios que no olviden que la desatención de sus labores es infinitamente peor para el país que el descuido de Sergio Ramos contra Suráfrica. Si alguien entra en cólera, que no sea por nuestros funcionarios del balompié; aunque cueste mucho creerlo hay asuntos más serios, como por ejemplo la educación, la justicia, la seguridad nacional, la administración, etc.

Spain is different por Jesús Hevia

Abrimos el árbol de colaboraciones a Jesús Hevia, joven asturiano que ha buscado su futuro emigrando a Alemania, y que a buen seguro puede ayudarnos a descubrir la imagen que se percibe de nuestro país fuera de nuestras fronteras.

VELAZQUEZ---LA-RENDICION-DE-BREDA-O-LAS-LANZAS

Spain is different

Desconozco el origen del dicho, pero ciertamente nos viene al pelo. En la piel de toro se vive como en ningún otro lugar del mundo, nuestra fiesta no tiene parangón y la gastronomía espaňola es la octava maravilla del mundo. Espaňa es diferente por emanar autoidealización a pesar de la cruda realidad en la que vive.

Somos un país endeudado hasta las cejas con una economía sobre arenas movedizas y una sociedad cada vez más desinteresada, morbosa, egoísta y, ¿por qué no decirlo?, inculta.

Lo más fácil sería achacar estos síntomas a los medios de comunicación, a los políticos y al sistema educativo. Más difícil, por la honestidad que implica, es entonar el mea culpa como ciudadanos, padres e hijos que somos. Cada pueblo tiene lo que se merece, si alguien nos ha castigado con políticos incompetentes y corruptos, con jueces parciales y cobardes, con policías y guardiaciviles injustificadamente violentos, con profesores incompetentes, con funcionarios egoístas y acomodados, con padres desinteresados por sus hijos, con menores impunes frente al delito, y con demás etcéteras; esos, hemos sido nosotros. Habrá quienes incluso prefieran culpar al diez por ciento de extranjeros de la degradación del país. A refutar semejante estupidez no dedicaré ni media línea.

El problema es de todos aquellos que se sienten españoles, sencillamente porque el problema somos nosotros mismos, es decir, nuestra incapacidad para hacer las cosas bien.

Si la calidad de vida de un país se mide por el número de bares o por el precio de las copas y el tabaco; si los medios de comunicación no se conciben sin sensacionalismo, morbosidad y debates en los que reinan el insulto y la capacidad de acallar a los demás mediante el grito; si parte de la cultura sólo se entiende cuando hay sangre de por medio; y si la salud de la economía depende de la tasa de empleo y no de la calidad y sostenibilidad del mismo… entonces, vamos listos queridos compatriotas.

Este primer artículo es un palo duro a nuestra sociedad, un suspenso para todos, para vosotros y para mí. Mi intención simplemente es dejar claro que el origen y la solución de los problemas está bien cerca; en nuestras manos. Mis próximas palabras se centrarán en situaciones, actitudes y problemas concretos desde el prisma de alguien que, a pesar de vivir en el extranjero desde hace ya unos cuantos años, ama España y confía en la capacidad de su sociedad para encontrar el buen rumbo y mantenerse en él.