Tres monos

Artículo publicado en El Comercio, enlace aquí

Sigue la obra redentora de la economía asturiana que nos va a poner a exportar ‘como burros’. Ahora, con Rajoy desde Madrid acusando de mangoneo, nos encontramos con el Partido Popular asturiano realizando peticiones públicas de investigación, mientras cursa de manera errónea el procedimiento; y posteriormente observamos a Izquierda Unida diciendo que «no es el momento». No se preocupen, cuando toque escenificar el alejamiento pre-elecciones, sacarán el tema. Ya se sabe, así se mide la idoneidad y el interés general. Les deseo suerte tratando de explicarlo a su electorado.

Lo mejor viene cuando alguien intenta criticar sobre la adecuada ejecución de la obra. Se pasa a ser un despreciable «rechazador de inversiones». La postura oficial es que aquí se ha gastado dinero público en obra civil siempre de manera acertada: una autovía minera y un campus de Mieres precioso lo aseguran, los agujeros del metrotrén, edificios inteligentes, hospitales fronterizos medio vacíos, futuras construcciones de justicia… ¿Para qué controlar? Confiemos y que paguen la factura nuestros hijos. Porque hay factura, en este mundo no se regala nada. Ni siquiera la financiación europea.
¿Saben lo más difícil de creer de esta comunidad? No es que el principal partido de la oposición no se sepa el reglamento de la Junta. No es que IU ‘asista al palo’ como partido progubernamental para unas cosas incomprensibles, y luego, en lo serio, se salga del consenso económico. No es que el PSOE se haya convertido en una mera burocracia corporativa. No es que los sindicatos vayan a lo suyo en defensa de los trabajadores privilegiados, mientras camino de cinco millones de parados, algunas familias subsisten con ayudas de miseria. (¿Es ésta la famosa emancipación de la izquierda?)

Lo más difícil de creer es que parece no importar a nadie. Que, acostumbrados a las mentiras, nos vamos deslizando por una pendiente, hacia una sociedad sin referentes, que en tiempos de crisis, además de deprimente, es peligrosa.

Edito: Si hay siguiente, prometo empezar a ser más constructivo. La gripe me ha puesto excesivamente pesimista. La referencia a los tres monos creo que no quedó clara, son los de “oir, ver y callar”.

Anuncios

Elecciones alemanas por Jesús M. Hevia Riopedre

25 de septiembre, viernes. Quedan dos días para las elecciones y ya me he hecho a la idea de que Alemania bailará al son del CDU y del FDP durante los próximos cuatro años. La gran incógnita es saber qué tipo de música será la que suene.

La prensa europea está tan espectante como yo por ver cómo le sienta a Alemania este más que inminente giro a la “derecha”. Por lo que a mí respecta, hablar de derechas y de izquierdas se ha convertido en un anacronismo; si no difícilmente se podría explicar que sea el Partido Popular y no el PSOE quien se oponga a las injustas y discriminatorias concesiones a las Naciones Históricas españolas (según los jacobinos, todos los ciudadanos del país deberían tener los mismos derechos y obligaciones). Aparte de este ejemplo, muchas de las cartas que se barajan en la política actual no se dejan someter a este maniqueísmo: energías renovables, guerras en Oriente Medio, centrales nucleares, etc.
A mi juicio, tiene más sentido hablar de gobiernos intervencionistas y de gobiernos liberales. La coalición que hasta el traspaso de poderes habrá gobernado a Alemania, formada por socialistas y cristianodemócratas, se caracterizó por seguir aplicando y reformando el intervencionismo estatal en material económica que ha hecho de Alemania uno de los países modélicos en cuanto a prestaciones sociales. Y cabe recordar, por mucho que les pese a los liberales, que debido a (o a pesar de) este intervencionismo Alemania ha pasado de ser polvo y cenizas a convertirse en el tercer producto interior bruto del mundo.

Todo apunta a que el CDU habrá de elegir si seguir con la coalición actual o sustituir al socio socialista por uno liberal. Es decir, que nadie sabe todavía si Alemania seguirá en la línea intervencionista que le ha caracterizado o si se arriesgará a introducir un poco de liberalismo económico al más puro estilo anglosajón. El CDU es un partido tradicional, conservador, no debería haber razón para cambiar lo establecido. Pero quién sabe si el CDU preferirá venderle el alma a un pequeño diablo que cree poder controlar antes que compartirla con un SPD grande y fuerte. Ésta es la única incógnita de deparan las elecciones germanas.

Dudas

Artículo publicado en El Comercio, sobre energía, enlace aquí

Parece que la inversión privada, en esta economía capturadora de subvenciones públicas que es Asturias, genera consenso. Ahora bien, más allá de la importante obra, ¿qué beneficios a largo plazo ofrece una regasificadora? Pues puede que nulos.

Quemar gas natural para producir electricidad parece un error a corregir. Tras la llegada de las renovables, existen dos caminos principales en la energía de respaldo, o el abundante carbón con su CO2, o la nuclear con sus residuos. Quemar gas natural es irresponsable ¿Por qué? Lejos de los estilizados y carísimos modelos eléctricos de los salones del coche europeos, la realidad (y no parece que en las próximas décadas esto vaya a cambiar) es que el mundo (el primero, el tercero y el del medio) se mueve al son de los motores de combustión interna, cuya única alternativa, en un escenario de escasez severa de petróleo, es el gas. El biodiesel, que deforesta o explota tierras agrícolas con salarios de subsistencia para cebar nuestros coches, en fin, traspasa lo moral. El gas natural, ligado al precio del crudo, que en un futuro sufrirá las mismas apreturas de oferta, y que no reduce nuestra dependencia energética exterior, está de moda.

Y lo está porque en este país hay un tabú enorme respecto a la energía nuclear. A calzón quitado ¡Hay que apoyar a la energía nuclear! Hay que apoyar una energía que, gracias las posibilidades del almacenamiento moderno y la reutilización de residuos, es segura, limpia y barata. Que, con una menor contaminación en nuestras ciudades, mejoraría nuestra competitividad exterior y crearía empleo, reduciría nuestra dependencia de países en conflicto y aseguraría el futuro de las renovables ¿Políticamente incorrecto? Quizás, pero para decir que Asturias va bien ya está la oposición.

Edito: La primera parte de este artículo bebe, plagia, o recoge conclusiones directamente de este post de Kantor de los Lorem Ipsum. El cual, espero, no se sienta molesto. Entre que soy un aficionado diletante en el tema de energía y que los 1800 caracteres con espacios de la prensa no dejan hueco para muchos matices, necesitaba una punto de vista con el que de manera intuitiva me encontrase de acuerdo. Mi recomendación es que os leáis el post entero, con su debate en los comentarios, y que de paso, si todavía no lo conocéis, os deis un paseo por el estupendo Club Lorem Ipsum.

Rieles mojados

Artículo publicado en El Comercio sobre la comisión de investigación del Superpuerto que ha pedido el PP, enlace aquí

EL PP, tarde (como siempre), cuando el común de los asturianos percibía, relacionado con su silencio, que no podían oponerse (ya saben ustedes, actuar de oposición), se descuelga con una comisión de investigación ¡Sorpresa! Sólo necesita 8 diputados para iniciarla y tiene 20. Si algún grupo se resiste, la votación se lleva al pleno donde habrá que ‘retratarse’.

De IU, con 4 diputados (llave para tantas y tantas cosas), por militancia, simpatizantes y futura supervivencia, nadie comprendería una posición contraria a la comisión. A ojos de su votante sería asumir como propia la gestión (y los errores) del superpuerto y terminaría de avivar el ‘follón’ interno, por el cual suenan tambores de guerra cainitas, entre la facción más progubernamental y el resto. Si la votación se produce, atentos al Sr. Valledor.

El PSOE, con 21 diputados, puede presionar a su socio en el gobierno para que vote en contra o puede intentar que los letrados de la mesa de la cámara no admitan a trámite, por invasión de competencias, la comisión. Pero la habilitación en el reglamento de la Junta a que las comisiones traten «cualquier asunto de interés público» en Asturias y tras las declaraciones de Blanco en el Parlamento nacional, donde hace expresa renuncia a la competencia de su ministerio o del Gobierno de España en la obra, parece imposible no aceptarla. Pero de algunos guardagujas jurídicos públicos de esta comunidad se puede esperar cualquier cosa.

Esperemos que unos por otros no descarrilen el último tren de la democracia asturiana, esperemos que se encuentren las explicaciones que los asturianos exigen, esperemos que, en este momento crítico para una política deteriorada, en esa institución tan necesitada de respeto, algunos diputados recuerden para quien trabajan.

Subidas de tipos en el horizonte (por M. Sarachaga)

Lo siento, pero no es que me guste especialmente ser agorero, pero he nacido así. Si se confirma la recuperación de las principales economías europeas, el BCE se verá obligado a endurecer su política monetaria para eludir la inflación. La subida de tipos y el recorte de facilidades de crédito por parte del banco central nos pillará todavía tratando de levantarnos y será una losa para familias y empresas (sin olvidar las repercusiones sobre el servicio de la deuda pública) que se añadirá a la mayor presión fiscal:

Europe’s economies are rebounding at different speeds, complicating the European Central Bank’s efforts to put the region back on a more stable footing.

Even as the global economy recovers and Germany and France return to growth, the European Commission yesterday cut its forecasts for Spain and Italy. Deutsche Bank AG says some of the economies that were once motors of growth and job creation across the 16-nation bloc may stay mired in recession next year.”